19 octubre 2007

'Eiswein' de Rueda

El primer 'vino de hielo' producido en España, por la Bodega Vidal Soblechero de La Seca (Valladolid), de la DO Rueda, se comercializará a partir de enero de 2008. [El Vi de Gel de Gramona, en Penedès, se elabora con congelación de la uva en bodega con nieve carbónica]. El vino de hielo, o Eiswein, en su nombre originario en alemán, proviene de uvas congeladas de manera natural, aprovechando las heladas nocturnas, ya que se mantienen en la vid expuestas a una temperatura de como mínimo 8 grados bajo cero, aunque el vino resultante es mejor si son 12 o incluso 16 grados negativos.
Tras la helada, la uva se recoge y se inicia el proceso para producir un vino dulce, según explicó a Efe la directora de esta bodega, Alicia Vidal. "Tenemos casi más reservas" para este peculiar vino que "existencias en nuestras bodegas", ya que "estamos teniendo una gran aceptación" de esta primera añada, declaró la directora de la bodega.
Vidal destacó que la bodega mantendrá este método en próximas campañas, "para intentar que este proyecto se consolide en el tiempo", puesto que "intentaremos que esta idea compita a medio y largo plazo en el mercado internacional". Viña Claridor es el nombre que llevará la botella que albergará este tipo de vino, procedente de la variedad de uva verdejo, autóctona de Rueda, Denominación de Origen compartida por las provincias de Valladolid, Segovia y Ávila. Este singular vino está destinado fundamentalmente para acompañar los postres y "aún no hemos decidido el formato de la botella", aunque será "de 37 ó 50 centilitros, seguramente", explicó la directora de la bodega. La primera añada, que saldrá a la venta el próximo enero, se realizó con uvas cosechadas en diciembre de 2006 con la primera helada de la temporada. Lo habitual en la zona de Rueda es que la vendimia tenga lugar en septiembre, generalmente a comienzos de mes. En este caso la uva helada se obtuvo "de una parte de las cepas, la de mejor calidad y a las cinco de la mañana, con la temperatura óptima para cortar racimo por racimo", detalló Vidal.

En la actualidad "intentamos reducir el factor azar en la elaboración de vinos de hielo, manteniendo las cepas sin vendimiar, seleccionadas bajo una cubierta de papel, donde las uvas terminan de madurar y se protegen de granizadas o lluvias", concretó.
Este vino es famoso sobre todo en Austria, Canadá y Alemania, donde empezó a producirse por una inesperada helada. Los bodegueros alemanes obtuvieron un vino diferente al esperado, más sabroso, aromático, dulce y con una acidez intensa. Esta casualidad se convirtió en tradición, se extendió a diversas zonas y desde 1794 diversos vinicultores alemanes elaboran este 'vino de hielo'.