16 octubre 2008

El “tastevin”

Este item histórico cuyos origenes se remontan a más de doscientos años en la Borgoña francesa, fue desarrollado por los maestros bodegueros para poder catar el vino en los oscuros sótanos de las bodegas.
El material elegido para su elaboración fue la plata, para reflejar mejor la luz con la ayuda de una vela y así poder comprobar el color y la claridad del vino. En la actualidad, con la luz eléctrica, ya no es necesario su uso, pero sigue conservando toda su nostalgia entre los sumilleres, que siempre lo lucen orgullosos colgado de su cuello.
El tastevin ha sido desplazado en la actualidad por la copa de degustación, pero no desesperes si eres un amante del vino y estás pensando en comprar uno porque no es difícil de encontrar en tiendas especializadas.