01 marzo 2009

Johnnie Walker Edición Limitada Aniversario 100 Años

Nada más y nada menos que cien años cumplió la marca Johnnie Walker el pasado año, y para celebrarlo nada mejor que hacer lo que mejor saben además de seguir andando, Whisky. Por todo ello Johnnie Walker ha conmemorado su siglo de vida con la producción de una Edición Limitada de Johnnie Walker Black Label que es un producto tan distinguido y sobresaliente digno de una celebración de esta importancia.
Su presentación se realiza en un packaging muy exclusivo con exultante diseño y sobrada elegancia que esconde una botella de cristal negro, oscura, que oculta el preciado elixir que atesora en su interior y que exhibe en su lateral el logotipo del caminante tallado en oro auténtico.
Este logotipo es obra de un famoso dibujante llamado Tom Browne cuyo primer boceto fue realizado, a petición de Alexander Walker, en la parte trasera de un menú de un restaurante inspirándonse en una fotografía del fundador de la casa Walker, John Walker, abuelo de Alexander. La primera vez que este logotipo se hace público fue en un anuncio de un periódico en el año 1908 y en estos cien años ha sido el icono por excelencia de la marca y la inspiración para el espíritu emprendedor y de progreso de la firma.
Johnnie Walker Black Label es un Blended Scotch Whisky Reserva elaborado a partir de más de 40 de los mejores whiskies de malta y de grano de Escocia con maduración mínima de 12 años y con gran presencia de los whiskies procedentes del oeste de Escocia. Son precisamente estos whiskies los que otorgan a este whisky un marcado aroma a otoño y el sabor a tierra ahumada procedente de la turba utilizada en el proceso de secado de la cebada, que recuerdan a Talisker.
Los maltas utilizados cuya maduración se ha realizado en barricas de madera de cerezo, como el Blair Atholl de los Highlands, le otrogan un aroma de higos y pasas que en ocasiones se confunde con el sutil aroma de vainilla procedente de los whiskies de grano suaves y mas dulces, como el Cameron Big, debido a la utilización de maíz y que han sido añejados en barricas de roble blanco americano que fueron utilizadas para bourbon. La utilización de maltas de la región de Speyside, como Glendullan , proporcionan notas de sabor frutal como pera y manzana debido a la fermentación prolongada.
Su cata es toda una experiencia sensorial que muestra un whisky complejo, muy elaborado y lleno de matices que lo hacen único para la más exclusiva de las celebraciones.