13 marzo 2011

Ultima Cata!!! Juan Gil Cepas Viejas 2008

O de lo que da de sí la Monastrell, gloria bendita

Vienen pisando fuerte los vinos de Jumilla; este tal vez sea uno de los mejores exponentes, una bodega de raigambre, capaz de exprimir hasta la raíz cuadrada de la Monastrell, elaborando caldos diferentes, atractivos, con personalidad, a precios muy asequibles, con todas la bazas para triunfar en los tiempos que corren.

Este 2008 se ha hecho mozo al abrigo de buenas cubas de roble francés durante un año, ni más ni menos, y parte de su casta proviene de los viñedos de más de cuarenta primaveras. Deléitense con el cereza picota intenso que luce, qué chulada, y esa nariz potente, con infinidad de frutas rojas maduras, toque de madera y notas ahumadas. Buena estructura en boca, está vivo el condenado, y bien rico, por cierto, con ese puntito a licor, goloso y persistente, como un helado de tres bolas que se le regala a un crío fascinado.