29 mayo 2011

Como preparar un #GinTonic Perfecto

La copa más sofisticada y exitosa del momento en España es el gintonic, moda que ha supuesto la llegada a nuestro país de más de 240 marcas de ginebras, muchas de ellas de categoría Premium,  junto a la introducción de numerosas tónicas de alta gama.
España se ha convertido en un gran bebedor de esta popular bebida espirituosa, siendo en la actualidad el primer consumidor per cápita de Europa y el tercero del mundo, disfrutado un auge inusitado este combinado formado por ginebra y tónica: su majestad el gintonic.
El gintonic esta considerado como un excelente digestivo por la singular combinación de sabores amargos, dulces y anisados presentes en esta copa, que ayuda a la digestión.


Trucos para elaborar el gintonic perfecto.
  • Lo primero es utilizar una copa de balón para que quepa bien todo el combinado, y desterramos los nefastos vasos de tubo, donde no se mezclan ambas bebidas en la proporción idónea.
  • Los hielos que utilicemos deben ser trasparentes y estar muy fríos. Se sirven unos 5 o 6 hielos, y se mueven en la copa para enfriarla. Si los hielos no estuvieran suficientemente fríos, hay que quitar el agua que se desprende.
  • Luego se vierte la ginebra sobre los hielos, unos 2 cl. si es para copa de aperitivo y un máximo de 5 cl. si es para degustar tras una comida.
  • Cuando utilicemos frutas cítricas, estas debe ser lo más frescas posibles, y  utilizamos la piel exterior para aportarle sus aromas, ya que la parte interior blanca es muy amarga. El gintonic clásico sólo lleva una piel fina de limón, exprimida encima de la ginebra, para que sus aceites esenciales perfumen la copa.
  • No debemos de abusar del zumo de limón o lima directamente en la copa, pues al ser ácidos provocamos que se escapen las burbujas de gas carbónico a la atmosfera con máyor rapidez.
  • Por último servimos muy lentamente la tónica fría (entre 3 y 5º C, para que conserve todo el gas), inclinando un poco la copa, para evitar que pierda su burbuja, y se remueve lentamente con la varilla. Aunque los mejores barmans en España consideran que lo idóneo es servir la tónica por la varilla para que se integre mejor en la copa.
Una copa de gintonic nos proporciona unos 15 minutos de disfrute, manteniendo plenamente su sabor durante este tiempo, antes de empezar a aguarse.