12 abril 2012

Los aromas de las uvas blancas

Las preguntas clásicas en aquellos que se acercan al mundo de la cata es sobre los aromas del vino. ¿A qué huele este vino? ¿A qué debería oler? Que huela a una cosa u otra, ¿es bueno o malo?
Si has visto alguna vez en las películas el clásico sketch en el que un entendido es capaz de desvelar la añada, la uva, la zona, la marca e incluso si ese año el guarda de la finca había estado resfriado en Octubre, no puedes evitar sentirte frustrado cuando hueles un vino y no sabes identificar nada de eso. Es más, al principio lo más normal es que ni siquiera sepas a qué huele exactamente el vino que estás probando.
En mi caso, el tránsito ha sido bastante más natural que todo eso. Probaba un vino, y si me gustaba miraba la etiqueta y procuraba quedarme con el nombre. Más adelante, me fijaba además en el tipo de uva. En los vinos monovarietales, poco a poco iba encontrando coincidencias entre un vino de Chardonnay, por ejemplo, y otro de la misma uva. Así iba aprendiendo los aromas que desprendía cada uva.
No era capaz de nombrar el aroma, pero ya sabía diferenciar entre un Macabeo y un Riesling.
Yo siempre recomiendo empezar a catar con vinos blancos, porque las gamas de aromas son más diferentes entre sí (floral, frutal, hierba, miel,...) que entre los vinos tintos, que además pueden incluir los aromas de la crianza en barrica.
Al final, en un curso de cata me dieron los nombres adecuados para las impresiones que percibía. Y así me empezaron a considerar como catador, aunque en realidad me gusta pensar que sólo soy un enamorado del vino.
¿Huelen distintas las uvas? Sí, como sabe distinto un tomate raf de un tomate de pera. Pero si tomas un gazpacho con los dos tomates mezclados es difícil que los distingas. Si estás interesado en aprender a catar, trata de empezar con vinos monovarietales, para aprender a reconocer cada uva por separado.
Que huela a una cosa u otra, ¿es bueno o malo? Depende de si a tí te gusta ese aroma o no. Hay vinos blancos muy fieles al aroma genérico de la uva, porque la bodega quiere llevar esa uva a su máxima expresión, pero otras bodegas (o sus enólogos) hacen vinos completamente distintos, en los que cuesta reconocer la uva, porque lo que quieren resaltar es que sus viñedos son únicos y diferentes, o que son capaces de conseguir aromas nuevos en esa variedad. Todo es aceptable si te gusta el resultado.
¿A qué debería oler un vinos blancos? Quién sabe. A lo largo de la historia se han marcado unas pautas de aromas, que son los aromas que suelen estar presentes en cada tipo de uva. Pero no es lo mismo una Gewürztraminer cultivada en La Mancha que en Austria.
Incluso en el mismo viñedo, a medida que las cepas envejecen o que los factores externos cambian (calentamiento global, nuevas técnicas de prensado y remonte, aportes de los enólogos), los vinos van cambiando sus aromas.
Por último, hay que tener en cuenta que no va a oler igual un vino recogido cuando la uva está verde que cuando la uva es pasa. Lógico, ¿verdad?
El estándar para uvas blancas es, más o menos, el siguiente:
  • Chardonnay: Manzana verde, limón, pomelo, piña, melón, plátano,...
  • Riesling: Manzana verde, cítricos, membrillo, ahumados, especiados, petróleo,...
  • Gewürztraminer: Rosa, gardenia, lichi, mango, melocotón,...
  • Macabeo / Viura: Frutos verdes, manzana, flores blancas, vino,...
  • Moscatel / Muscat: Existen tantas variedades de moscatel como aromas. Además, cuando se trata de vinos monovarietales, se suele usar la uva sobremadurada: frutas escarchadas, miel, pétalos de rosa secos, flor de naranjo, melocotón en almíbar,...
  • Sauvignon Blanc: Frutas maduras, ahumados, espárrago, pimiento verde, maracuyá,...
  • Albariño: Manzana dorada, miel, albaricoque, florales,...
  • Airén: Plátano, Piña, heno, cebada, espliego,...
  • Malvasía: Fruta blanca, limón, melocotón, ciruela,...
  • Palomino: Lima, almendras amargas, anises, salinos, balsámicos,...
  • Verdejo: Frutas blancas, hierba verde, mango, melón, hinojo,...
¿Puede un vino de una de estas uvas oler a otra cosa? Sí, por supuesto. Además, el nombre del olor debe de ser aquel al que a ti te recuerde ese olor. En algunas notas de cata se pueden leer como aromas "rocío de una mañana de octubre", "sábanas recién puestas", "manzana roja cortada en dos", "panificadora en pleno trabajo",...Parecen absurdos, pero si los lees detenidamente seguro que te viene a la mente algún aroma.
¿Cómo sabemos si un vino que huele a manzana es de Chardonnay, Riesling, Macabeo, Albariño o de otra uva? Bueno, los aromas no son exclusivos. Un mismo vino presenta varios aromas a la vez, así que trataremos de identificar otros aromas en la copa que nos ayuden a decidir. Más que un consejo, una obligación para el que le guste el vino: probar, probar, probar y probar...