02 julio 2007

Manifiesto Contra la Censura del Vino

El manifiesto es el siguiente:
La Asociación Española de Periodistas y Escritores del Vino, AEPEV, miembro de la FIJEV, mediante el presente Manifiesto, desea exponer su opinión en los siguientes puntos:
1. Que, ante la próxima aplicación del Reglamento de Alegaciones Nutricionales, que impide a las Bebidas Alcohólicas con más de 1,2% de alcohol ser asociadas a ninguna propiedad saludable o hacer menciones sobre salud a partir del 1 de julio próximo, la AEPEV manifiesta el rotundo rechazo de todos los periodistas y escritores profesionales, por considerar este Reglamento no adecuado en su procedimiento, contenido y aplicación.
2. Porque es un Reglamento que va en contra de la libertad de expresión, ya que impide que se pueda publicar, difundir, propagar verdades que están científicamente probadas, bajo auspicios privados o sin ningún tipo de patrocinio.
3. Consideramos que el abuso de alcohol, es efectivamente peligroso para cualquier consumidor, sea cual sea su edad.
4. La venta, tenencia y consumo de alcohol por parte de menores de 18 años debe ser prohibida en todos los ámbitos del Estado.
5. Que la Ley es insuficiente en la aplicación de las sanciones previstas para quienes vendan, faciliten o induzcan el consumo de alcohol a los menores.
6. Que estas sanciones no deben ser solamente administrativas. Deben ser ejemplares y aplicar el Código Penal en sus penas máximas, por su necesario respeto.
7. Reconocemos plenamente que el abuso en el consumo de bebidas alcohólicas es altamente perjudicial, como puede serlo cualquier otro abuso y máxime por adolescentes.
8. No obstante, los aspectos positivos del consumo de vino, específicamente y de forma adecuada (reconocido por la propia OMS), forman parte de una correcta alimentación y son beneficiosos para la salud del consumidor adulto y por ello no deben ser menospreciados o reprimidos.
9. Los profesionales de la comunicación especializada somos conscientes de que determinados aspectos de la difusión de información, mediante textos o fotografías, pueden ser mal interpretados en determinadas ocasiones.
10. Por ello asumimos el compromiso de nuestra propia autocensura para evitar inducir a consumidores no capacitados en nuestros trabajos periodísticos.
11. No deseamos que nuestro patrimonio enológico nacional, los viticultores, los bodegueros, el comercio y el consumidor sean los perjudicados por una situación que, siendo ciertamente preocupante, lo sea por la falta de rigurosidad en aplicar las leyes, cuando menos las ya existentes.