01 junio 2011

El #roble, la madera para envejecer el #vino.

Fueron los romanos quienes aportaron esta idea para transportar y almacenar el vino, es decir, fue el comercio el que, como en tantas ocasiones, incentivó el ingenio. Y fueron los romanos quienes descubrieron las cualidades de los robles franceses para fabricarlas y fue a partir del siglo XVII cuando se consideró el mejor contenedor para transportar el vino en las mejores condiciones.
El roble es la madera aceptada universalmente para envejecer los vinos; sus radios medulares tienen mayor dureza e impermeabilidad, su madera tiene mayor resistencia al desarrollo microbiano y que sus aportes de color, aroma y composición durante la crianza son muy positivos para el vino.
Lo robledales mas utilizados son los franceses y los americanos aunque están el alza los de origen centroeuropeo. Los bosques mas conocidos en Francia son los de Nevers, Alliers y Limousin y en America los de Kentucky Virginia y Missouri.
Hay diferencias entre los tres origenes de maderas, empezando por la variedad de roble, esta hace que el americano, a la hora de sacar de sus troncos las duelas (tablas que forman las paredes curvas de las barricas) se hacen aserradas, que consiste en cortar el tronco longitudinalmente en cuñas, mientras que en el francés se hace por hendidura siguiendo las fibras (radios) y por esta razón constituye una merma del 80 % al francés y un 50 % al americano. Otra diferencia es el crecimiento de los árboles, mientras el francés tarda de 150 a 230 años para alcanzar el nivel de desarrollo necesario para su comercialización, el americano tarda entre 80 y 120 años.
Cada bodega, cada enólogo elige el roble a utilizar según el tipo de vino que quiere elaborar; el de origen francés aporta mas taninos que le confieren un aroma mas especiado y  el americano aporta mas componentes aromáticos tipo vainilla y coco.
En cuanto a la duración de las barricas, las de procedencia de roble americano duran entre 2 y 4 años más que las de origen francés.
En cuanto al tamaño, hay que decir que, si importa. Una barrica de 300 litros aportará menos taninos que una de 225, pues la cantidad de litros de vino que están en contacto con la madera es mayor.
Hasta no hace mucho la legislación clasificaba a los vinos con crianza en tres categorías siendo: crianza, reserva y gran reserva. En la actualidad y siguiendo las tendencias del mercado los bodegueros y enologos, se han inclinado por crear un nuevo concepto , la media crianza o tambien llamado roble, que consiste en criar el vino al menos 4 meses hasta los 8 meses aprox.
En este numero voy a recomendar un vino de Jumilla de la Variedad Petit Verdot con cuatro meses de crianza en barricas de roble americano y francés. De color purpura intenso, de capa alta, brillante y limpido y muy buena fluidez que tiñe la copa. Nariz de intensidad y calidad aromatica alta; muy floral y frutal recordando a las lilas y violetas con frutos rojos y negros muy maduros, la madera muy bien integrada pero que la identificamos con mucha claridad, evocandonos esos aromas  a vainillas y especias. El paso por boca goloso y carnoso y una acidez  equilibrada que lo hace muy expresivo con Postgusto largo y amable que nos hace recordar a esos frutos maduros con toques de regaliz y tofee. Ideal para tomar con carnes con toques exoticos, pescados azules tipo atun con piperada y cebolla caramelizada y una buena compañía para poder comentarlo con tus amigos.

Juan carlos Simó
Sumiller